Mi proyecto «h u e l g a s a l v a j e» ha sido becado por el ICUB en la convocatoria «Premis Barcelona 2020«.

La base de este proyecto es la confrontación de los síntomas y malestares de las mujeres diagnosticadas como histéricas a finales del S. XIX con relatos como «El tapiz amarillo», de Charlotte Perkins Gilman, o el texto del folleto Lordstown 72.

Y acabo aquí, por el momento, con una fragmento de Lordstown 72, que siempre es un placer leer:

«En algunas partes de la planta se empezaron a ver actos de sabotaje organizados. Inicialmente, se trataba de errores de montaje o incluso omisiones de piezas a una escala mucho mayor que la normal, por lo que muchos motores fueron rechazados en la primera inspección. La organización de la acción condujo a diferentes acuerdos entre los inspectores y algunos talleres de ensamblaje, con sentimientos y motivaciones encontradas entre los trabajadores involucrados – algunos decididos, otros buscando algún tipo de venganza, otros participando sólo por diversión. Aún así, el movimiento se desarrolló rápidamente en una atmósfera muy entusiasta…» «En las comprobaciones y pruebas, en caso de que el motor haya pasado la cadena sin ningún defecto de fabricación, un buen giro de la llave en el filtro de aceite, en la tapa de la biela o en el distribuidor, siempre facilitaba las cosas. A veces incluso los motores fueron simplemente rechazados porque no eran lo suficientemente silenciosos…»

«Los proyectos concebidos en estas innumerables reuniones finalmente condujeron al sabotaje de los motores V-8 en toda la planta. Al igual que los seis cilindros, los V-8 fueron ensamblados defectuosos o dañados en el camino hacia el rechazo. Además, los probadores, cuando los ensayaban, acordaron rechazar tres de los cuatro o cinco motores que estaban probando…»

«Sin ninguna admisión de sabotaje por parte de los chicos, el jefe se vio obligado a realizar una tortuosa exposición, que incluso le nubló un poco los sentidos, tratando de explicar a los chavales que no debían rechazar motores que obviamente eran de muy mala calidad, pero sin poder decírselo directamente. Todos estos intentos fueron en vano, pues los muchachos se dirigieron a él con mucho descaro: le dijeron implacablemente que sus intereses y los de la empresa eran uno solo, que era su deber asegurar la fabricación de productos de primera calidad…»

«Durante el verano se desarrolló un programa de sabotaje rotativo a nivel de toda la planta para ahorrar tiempo. En una reunión, los trabajadores tomaron números del uno al cincuenta, o más. Se celebraron reuniones similares en otras partes de la fábrica. Cada trabajador era responsable, por un cierto período de unos veinte minutos durante, las dos semanas siguientes, para cuando llegase su período hiciera algo para sabotear la producción en su taller, a ser posible algo lo suficientemente serio como para detener toda la línea. Tan pronto como el jefe mandase un equipo para arreglar la “falla”, lo mismo comenzaría de nuevo en otro lugar clave. De esta manera, toda la planta descansaba entre cinco y veinte minutos por hora durante un buen número de semanas, ya sea por una parada en la línea o por la ausencia de motores en la línea. Las propias técnicas empleadas para el sabotaje son muchas y variadas, y no sé cuáles se utilizaron en la mayoría de los talleres…»

«Lo que es notable en todo esto es el nivel de cooperación y organización de los trabajadores dentro del mismo taller y también entre los diferentes talleres. Si bien esta organización es una reacción a la necesidad de acción común, también es un medio de hacer funcionar el sabotaje, de recaudar dinero o incluso de organizar juegos y concursos que sirven para transformar la jornada laboral en una actividad agradable. Justo eso fue lo que pasó en el taller de pruebas de motores…»

«Los controladores, en el banco de pruebas de motores, organizaron un concurso con las bielas, que exigía que se colocaran mirillas en las entradas del taller y que se establecieran acuerdos con los trabajadores de la cadena de montaje de motores, por ejemplo, para que no arreglaran completamente las bielas de ciertos motores tomados al azar. Cuando un cajero detectaba vibraciones sospechosas, gritaba para que todos despejaran el taller y los trabajadores abandonaban inmediatamente su trabajo y se refugiaban detrás de los cajones y estantes. Luego arrancaba el motor a 4 o 5.000 rpm. El motor hizo todo tipo de ruidos y sacudidas y finalmente se detuvo; en una fuerte bofetada, la varilla deslizante que perforaba el cárter del cigüeñal fue lanzada de un solo golpe en el otro extremo del taller. Los muchachos salían de sus refugios y anotaban con tiza otro punto en la pared para la inspectora. Esta competición duró varios meses, y más de ciento cincuenta motores fueron destrozados. Y las apuestas iban bien.»